Palabras del Dr. Luis Rivas A., Director y Gerente General del BANPRO Grupo Promerica, en ocasión de firma de acuerdo de apoyo crediticio de la USAID

Excelentísima Embajadora de los Estados Unidos de América en Nicaragua, Phyllis M. Powers.

 

Estimados Diplomáticos de la Embajada y funcionarios de la USAID

 

Apreciados Colaboradores de Banpro Grupo Promerica.

 

Miembros de la prensa.

 

 Amigos todos,

 

Es un verdadero honor y placer recibir en nuestro Centro Corporativo Banpro a tan distinguidos visitantes. 

 

Desde sus inicios en 1962, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) viene prestando asistencia a Nicaragua en su desarrollo económico y social, apoyando al país con proyectos de infraestructura, salud y educación, entre otros.

 

Reconociendo la meritoria labor de esta prestigiosa agencia, vale la pena recordar brevemente algunos eventos en que su cooperación fue fundamental para sacar al país adelante, como:

 

  1. El apoyo en la construcción de miles de viviendas, conexiones y reparaciones de los servicios de agua y electricidad para las víctimas del terremoto que arrasó Managua en diciembre de 1972;

 

  1. El programa de apoyo a la Balanza de Pagos en 1990, que ayudó a estimular la economía a través de bienes de capital, materia prima, insumos agrícolas, petróleo y bienes de consumo;  

 

  1. El soporte decidido en 1998,  de más de 100 millones de dólares, a través del Programa de Reconstrucción Post-huracán Mitch, que benefició a más de 280,000 hogares nicaragüenses; y,

 

  1. La asistencia en 2007, para ayudar a solventar las necesidades de emergencia provocadas por el huracán Félix. 

 

En fin, estos ejemplos del apoyo de la USAID a Nicaragua es una prueba, de la hermandad y la fraternidad de nuestros pueblos en la búsqueda del bien común.

 

Es por eso que hoy, apreciada embajadora Powers y estimados visitantes, celebramos este convenio entre la USAID y BANPRO, porque nos permitirá poner a disposición de los nicaragüenses 13.5 millones de dólares en préstamos, orientados principalmente a beneficiar a pequeños empresarios, en sus diversas actividades productivas en el comercio, la industria y el sector agropecuario.

 

Es importante mencionar que una parte relevante de estos préstamos, 4.0 millones de dólares, serán  destinados a promover las iniciativas empresariales entre mujeres y hombres de la Costa Caribe (Atlántico Norte y Sur) del país.

 

Este trabajo del BANPRO con apoyo de la USAID, no es algo nuevo. Desde el año 2004, cuando dicha agencia inició este tipo de apoyo al crédito bajo su programa de Asistencia Crediticia para el Desarrollo (DCA por sus siglas en inglés), el BANPRO obtuvo, en conjunto con una financiera, una facilidad para apoyo que nos permitía colocar 20 millones de dólares en préstamos para PYMES y 5 millones de dólares al sector de servicios médicos privados.

 

El desempeño del banco fue tan bueno, que la USAID nos amplió el apoyo y se colocaron préstamos adicionales bajo el programa de 3 millones de dólares en el 2006, 6 millones de dólares en 2007, 3 millones de dólares en 2009 y 4 millones dólares en 2010.

 

Los principales sectores favorecidos en el programa de apoyo a PYMES fueron: Industria 41%, Comercio 22%, Agropecuario 19% Servicios 9%, y Transporte 6%. Se beneficiaron a un total de 364 clientes PYMES con un monto promedio por cliente de 50 mil dólares, de los cuales el 81% fueron negocios a nombre de Personas Naturales y el 19% constituido en Personas Jurídicas. En cuanto a las personas naturales, el 30% de los créditos fueron dirigidos a Mujeres.

 

Referente a la Distribución Geográfica los fondos fueron principalmente destinados a la zona del pacífico y norte del país, de la siguiente forma: Managua 37%, Granada 9%, Rivas 9%, Jinotega 7%, León 6%, Masaya 6%, Boaco 5%, Chontales 5%, Madriz 4%, Chinandega 3% y Estelí 3%.

 

Para concluir permítanme señalar, que nos sentimos realmente halagados y satisfechos de continuar esta alianza con la USAID, a través de la firma de este nuevo acuerdo, asegurándole a nuestra contraparte que llevaremos adelante y con éxito… este visionario proyecto, a como lo hemos demostrado en el pasado.

 

El acreditado y célebre escritor, poeta y filósofo estadounidense, Ralph Waldo Emerson, oriundo de Massachusetts, estado fronterizo y no muy lejano…de la ciudad de Utica, New York, cuna de nuestra apreciada Embajadora Phyllis Powers…nos dejó esta excelente reflexión… “Una onza de acción, vale una tonelada de teoría”.

 

Entonces…Manos a la obra… todos juntos estaremos aportando…una onza de acción, para obtener… toneladas de buenas nuevas para los nicaragüenses…

 

Muchas Gracias…

Advertisements

Respuestas a Lucía Navas para artículo en La Prensa (http://www.laprensa.com.ni/2013/08/05/activos/157343-se-pagan-mas-cordobas)

  1. ¿Por qué llego en julio a fijarse la tasa al 25 por 1?

 

El Banco Central de Nicaragua BCN, establece la política cambiaria que por cerca de dos décadas ha sido caracterizada por un tipo de cambio fijo, con un deslizamiento preanunciado. A pesar de que la tasa de dicho deslizamiento ha variado en algunas ocasiones, el régimen cambiario como tal, se ha mantenido invariable. La libre convertibilidad se mantiene, porque durante todo ese tiempo, tanto el gobierno como el BCN, se han comprometido y ejecutado políticas fiscales y monetarias sanas y adecuadas, manteniendo buena cobertura de reservas internacionales sobre la base monetaria y sobre las importaciones.

Ahora bien, no todo el mundo puede ir a la ventanilla del BCN a cambiar dólares por córdobas, o córdobas por dólares, al tipo de cambio oficial, debido a que es imposible e impráctico hacerlo, solo lo hacen los agentes autorizados, por lo que el tipo de cambio de mercado puede variar del oficial, dependiendo de una serie de factores, mayoritariamente estacionales.

A las diferencias porcentuales entre el tipo de cambio oficial (fijado por el BCN) y los de compra y venta de mercado, se les llama brechas cambiarias, las tienen un comportamiento mayoritariamente estacional, propiciado por el ciclo productivo de nuestra economía, el cual es muy marcado por el ciclo agrícola. Así que es totalmente natural que el tipo de cambio de mercado del dólar, esté más alto que el oficial en Junio.

 

  1. ¿Qué factores influyen en este momento que produce un ritmo más acelerado del deslizamiento?, ¿Hasta dónde puede llegar en el resto del año?

 

Es importante notar que el deslizamiento no se ha acelerado, sigue siendo el mismo que fue anunciado con antelación por el BCN. Lo que ha pasado es que la diferencia entre el tipo de cambio de mercado y el oficial se ha ampliado (la brecha se ha ampliado), lo cual es perfectamente natural en la época del año analizada.

En promedio, durante el año, la brecha para la compra oscila entre -0.50% y +0.40% y entre +0.20% y +1.0% para la venta. Esto se debe a que nuestra economía está marcada por factores cíclicos. Entre Marzo y Mayo, por ejemplo, la brecha cambiaria se reduce todos los años, porque la demanda de córdobas aumenta (los agentes venden sus dólares para obtener dólares y por tanto el dólar se abarata), principalmente por los pagos de impuesto y la Semana Santa; caso similar sucede entre Noviembre y Diciembre, pero en este caso por las compras navideñas y el pago del aguinaldo por parte de las empresas (las empresas venden dólares para obtener córdobas para pagarle a sus empleados, por lo que el dólar baja de precio).

Por otro lado, la brecha cambiaria se amplía (el precio del dólar se encarece) entre enero y febrero, por ejemplo, por los vencimientos y pago de deuda del gobierno, principalmente BPIs (los agentes reciben córdobas en exceso y por tanto demandan dólares al recibir y su precio relativo del sube); asimismo sucede entre Junio y Septiembre debido a la demanda de crédito del sector productivo, dándose en esta época la mayor parte importación de insumos y maquinaria agrícola, etc., lo que aumenta la demanda por dólares y los encarece.

Puede ser que algunos argumenten que la estabilización de los precios de las exportaciones, que se traducen en un mejor ritmo de crecimiento de las mismas, hayan hecho que menos dólares ingresen al país, pero este este menor ritmo no es significativo y su influencia en el precio del dólar ha sido casi nula.

 

  1. ¿Hay una devaluación en proceso?

 

Definitivamente no. Los factores fundamentales de la economía están fuertes. Las reservas internacionales tienen una buena cobertura tanto de base monetaria como de importaciones y las expectativas económicas son claramente positivas. Estas afirmaciones son realidades, no especulaciones ni puntos de vista personales. No existe distorsión alguna en el mercado cambiario, el comportamiento de la brecha antes descrito se repite, casi matemáticamente, todos los años. La política monetaria ha sido manejada con mucha responsabilidad por todos los gobiernos desde inicio de los años noventa. En la actualidad el país tiene una excelente posición de reservas internacionales y el BCN las herramientas necesarias para resolver cualquier desajuste que se pudiera presentar.

 

  1. Algunos expertos recomiendan una revisión  de la política de parte del BCN, ¿Qué opina Banpro?

 

Nosotros creemos que el tipo de cambio vigente, que se ha mantenido por más de 20 años, ha sido un factor de credibilidad importante de la política monetaria, que ha dado una gran estabilidad al país, lo cual no ha sido necesariamente el caso en otros países vecinos. Pero hablar de cuál es el tipo de cambio óptimo es especular, y la respuesta va a variar dependiendo de los supuestos iniciales con que se analiza. En todo caso, esa es una pregunta para las autoridades.

Discurso principal: Cena LAC Flavors

Luis Rivas

lac-flavor-2013-2013-06-12-62118[1]Discurso principal

Cena LAC Flavors

Muchas Gracias Javier por tu introducción y por el excelente trabajo de todo el equipo de Pro-Nicaragua, para que este importante encuentro empresarial de LAC Flavors, realizado en nuestra linda y colonial ciudad de Granada, en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo, fuese todo un éxito.

Primero que nada muy buenas noches y un cordial saludo al señor Ministro de Fomento, Industria y Comercio, señor Orlando Solórzano y al señor Fabrizio Opertti, Jefe de la Unidad de Comercio e Inversiones del BID.

Saludos también a los colegas empresarios, invitados especiales, inversionistas y amigos de la prensa, que nos acompañan.

Ha sido un verdadero placer para nosotros, como Banco de la Producción, Banpro, miembro del grupo financiero regional Promerica, haber sido los principales patrocinadores de este magno evento, en el que la profundización del  intercambio comercial entre nuestros países será el sello que garantice abundantes…

View original post 901 more words

Discurso principal: Cena LAC Flavors

lac-flavor-2013-2013-06-12-62118[1]Discurso principal

Cena LAC Flavors

Muchas Gracias Javier por tu introducción y por el excelente trabajo de todo el equipo de Pro-Nicaragua, para que este importante encuentro empresarial de LAC Flavors, realizado en nuestra linda y colonial ciudad de Granada, en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo, fuese todo un éxito.

Primero que nada muy buenas noches y un cordial saludo al señor Ministro de Fomento, Industria y Comercio, señor Orlando Solórzano y al señor Fabrizio Opertti, Jefe de la Unidad de Comercio e Inversiones del BID.

Saludos también a los colegas empresarios, invitados especiales, inversionistas y amigos de la prensa, que nos acompañan.

Ha sido un verdadero placer para nosotros, como Banco de la Producción, Banpro, miembro del grupo financiero regional Promerica, haber sido los principales patrocinadores de este magno evento, en el que la profundización del  intercambio comercial entre nuestros países será el sello que garantice abundantes y mejores relaciones de negocios, que deriven en desarrollo para nuestras economías y prosperidad para nuestras comunidades.

Es realmente agradable que una serie de corporaciones multinacionales estén participando de estas ruedas de negocios con compradores, vendedores y exportadores locales, regionales e internacionales de alimentos, buscando sinergias que conlleven a relaciones comerciales fructíferas y perdurables.

Como único grupo financiero con una huella de bancos comerciales en la región DR-CAFTA, y también con bancos comerciales en Panamá, Ecuador y Estados Unidos, les podemos compartir que vemos grandes oportunidades de inversión y desarrollo en la región. Están gestándose grandes proyectos de infraestructura, energía y agroindustria, que podrían dar continuidad, a través de un mayor desarrollo de las demandas internas, al crecimiento económico que la región ha tenido en los últimos años, impulsado hasta ahora por los buenos precios internacionales y una demanda externa favorable.

Nosotros como organización, observamos claras coyunturas para crecer y volvernos más productivos, mientras preservamos la flexibilidad que se necesita ante estos cambios en nuestros mercados, y les ofrecemos nuestro compromiso, de establecer relaciones firmes y duraderas con ustedes en todos los países donde operamos.

Comenzamos hace más de 20 años nuestras operaciones financieras, y hoy en día nuestros activos en la región se sitúan alrededor de los 6,000 millones de dólares, creciendo en promedio a razón de 15% anual, con cerca de un tercio de los mismos en forma de activos líquidos. El 65% de nuestra cartera de crédito es destinado a empresas, grandes, medianas y pequeñas; y el otro 35% es dirigido a personas, incluyendo créditos hipotecarios, para vehículos, de consumo y tarjetas de crédito.

Durante dos décadas, hemos sido testigos de la consolidación de los sistemas financieros de nuestros países, como la oleada de adquisiciones de bancos de capital local por parte de bancos internacionales a mediados de la década del 2000, varios de los cuales se retiraron posteriormente debido a la crisis financiera y económica que inició en el 2008, y que aún prevalece en algunas regiones del mundo como Europa; hasta las recientes ventas bancarias a instituciones financieras Iberoamericanas, especialmente colombianas. Durante todo este tiempo, nuestro grupo ha ido mejorando su competitividad e incrementado consistentemente sus cuotas de participación en cartera y depósitos en casi todos los países.

En Nicaragua, que según la Comisión Económica para América Latina, CEPAL, promete ser la economía de mayor crecimiento en América Central el próximo año, y que goza, del reconocimiento de ser el país más seguro de la región y de tener una fuerte alianza entre los sectores privado y público para impulsar la economía, las oportunidades de inversión, de comercio y de negocios son muy alentadoras.

Con buenas perspectivas en la inversión privada nacional y extranjera, y con mano de obra competitiva y con perspectivas salariales estables y lógicas, el sector exportador se ha venido consolidando, con rubros de gran dinamismo, como minerales, café, carne, maní, camarones, lácteos y pescado, que cuentan con una estructura productiva y comercializadora de clase mundial. Según datos oficiales, las exportaciones provenientes de cadenas agroindustriales representan cerca de tres cuartas partes de las exportaciones totales, eso sin tomar en cuenta las zonas francas.

Las posibilidades de agregarle valor a nuestros productos son incalculables y Banpro es el socio ideal para realizar estas actividades. Nos caracterizamos por brindar un fuerte apoyo en el financiamiento de las distintas cadenas productivas, como carne, maní, aceite, café y arroz,  entre otros, desde la importación de sus insumos, pasando por el capital de trabajo necesario para producir, hasta su procesamiento y comercialización.

Nuestras participaciones de mercado en los distintos sectores productivos con respecto al total del sistema financiero formal, reflejan claramente nuestro liderazgo: 29% del comercial, 36% del industrial y 43% del agrícola. Además, atendemos con equipos especializados, a las PYMES, que necesitan diversos productos para sus necesidades de capital de trabajo, como factoraje para los productos que venden a grandes empresas, y con créditos apropiados para sus actividades en los sectores comerciales, turismo e industria y para actividades tales como la exportación, construcción y servicios.

Tenemos productos regionales para empresas que operan varios países en la región a la vez, que sirven para facilitar y abaratar el movimiento de sus flujos y el manejo de sus tesorerías, como cuentas regionales y sistemas de manejo en línea de todas sus operaciones regionales de forma simultánea.

Con base en lo anterior, estamos en la mejor disposición de hacer las conexiones entre empresas nacionales y extranjeras para que puedan concretar sus negocios. Estamos listos para establecer ese factor de asociación entre el comprador y el vendedor.

Esperamos que esta inédita convención sea el gran inicio de provechosas relaciones comerciales que generen el desarrollo y crecimiento de un significativo sector empresarial, no sólo para nuestro país, sino para cada uno de ustedes.

El vigésimo Presidente de los Estados Unidos de América, James Abraham Garfield, en su breve mandato, una vez dijo: “El comercio une al mundo en una común hermandad de dependencia mutua y de intereses recíprocos.” No hay nadie más apropiado que todos ustedes, como buenos emprendedores e innovadores que son, para que en estas ruedas de negocios tan importantes para el país y la región, puedan lograr que este abanico de oportunidades que se despliega ante nuestros ojos, sirva para transformar los diversos intereses e imperativos de negocios, en beneficios y prosperidad para todos.

Muchas gracias.

Luis Rivas A.

Convento de San Francisco, Granada

25 de Julio de 2013

El futuro es hoy

Las remesas familiares han mostrado un gran dinamismo en la última década. Según el Banco Central de Nicaragua (BCN), en el año 2012 sobrepasaron los mil millones de dólares, aunque algunos expertos señalan que probablemente ese monto esté subestimado. Hay mucha información valiosa sobre la evolución, importancia y distribución geográfica de las remesas,  pero poco se sabe sobre las características socio-demográficas de los destinatarios o de sus prácticas y actitudes financieras.

En los años 2011 y 2012, el Banpro, en conjunto con la Organización Internacional de la Migración (OIM) y el apoyo técnico del Diálogo Interamericano (IAD, por sus siglas en inglés), llevaron a cabo un programa de educación financiera para los beneficiarios de remesas, que también sirvió para realizar una importante encuesta, con una muestra de cerca de 10 mil destinatarios de las ciudades de Managua, Masaya, Chinandega y Estelí.

Por los lugares de residencia de los remitentes, se sabe que el 65% de las remesas fluyen de Norte a Sur, la mayor parte de Estados Unidos de América; y el resto, 35%, de Sur a Sur, principalmente de Costa Rica. Las diferencias con los datos del BCN no son significativas, aun cuando la fuente de información sea diferente.

Por la encuesta también se sabe que 8 de cada 10 destinatarios de remesas son mujeres, y que el 80% del total de remesas son enviadas por familiares directos, aunque la importancia relativa de estos varía según el sexo de quien recibe. Es decir, cuando quien recibe la remesa es mujer, los envíos son hechos con mayor frecuencia por el esposo o hermano/a; mientras que si es hombre, las remesas son remitidas con mayor reiteración por el hermano/a  o el padre/madre.

La encuesta también ofrece datos interesantes sobre interrogantes frecuentes sobre las remesas, como el tema del retorno de los remitentes al país de origen o las probabilidades de desempleo de los mismos, en períodos determinados. Pero a mi juicio, los datos más relevantes son los que permiten ver elementos relacionados al mercado laboral.

Se encontró que 9 de cada 10 personas que reciben remesas, están en edades de trabajar, y el 43% de ellas expresaron no tener otro ingreso aparte de las remesas. Asumiendo que el número de transacciones es proporcional a la cantidad de receptores, se puede deducir que cerca de 930 mil nicaragüenses recibieron remesas en el año 2012. Y aunque las estimaciones del BCN son más conservadoras, -680 mil destinatarios activos aproximadamente- en ambos casos las implicaciones son sorprendentes: entre 277 mil y 380 mil nicaragüenses, que equivale a una suma que está entre 44% y 60% del empleo formal del país (el INSS terminó el 2012 con 625 mil afiliados), están en edad productiva, pero sin trabajo y subsistiendo exclusivamente de las remesas que reciben.

Estos números tienen grandes implicaciones y, por ende, constituyen grandes retos y oportunidades, tanto para las instituciones privadas que ofrecen el servicio de pago de remesas, como para el sector público, que tendrá que enfocarse en este tema, si es que quiere minimizar los potenciales impactos negativos de las remesas familiares en la mano de obra, principalmente la no calificada, y en la productividad.

Desde el sector privado, es necesario educar a los que reciben, para incorporarlos al sistema bancario y fomentar entre ellos una cultura de ahorro y de inversión. Habrá que mejorarles el servicio brindado, aumentándoles los puntos de atención donde reciban sus remesas y creando nuevos productos que les permitan transformarlas en transacciones rápidas y baratas.

Desde el sector público, es importante coordinar las campañas de educación financiera, para evitar esfuerzos aislados y duplicidades. Se deben crear sistemas de entrenamiento para que los destinatarios de remesas, en vez de estar ociosos, reciban adiestramiento y se puedan incorporar a actividades que les permitan reemplazar las remesas con otros ingresos, en caso de que éstas se vean interrumpidas o lleguen al final de su ciclo.

Finalmente, la mayor parte de los encuestados señala que la principal razón por la que no se incorporan al sistema bancario, es la dificultad y tardanza para abrir una cuenta bancaria. Por tanto, es necesario revisar las regulaciones, como se ha hecho en otros países, para que sin necesidad de ampliar los riesgos, se encuentre un marco adecuado que no someta a los receptores de remesas a los engorrosos requisitos de apertura de cuenta que se han venido imponiendo al resto de usuarios del sistema financiero, por motivos de prevención de lavado de dinero.

El conocido escritor, director y actor estadounidense, Woody Allen, dijo: “Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.” Yo digo que el futuro es hoy, porque el impacto de las remesas en nuestra economía es demasiado importante para empezar mañana, y porque, aunque no estemos seguros si vamos a estar aquí en el futuro, sí sabemos que es exactamente ahí donde nuestros hijos van a pasar el resto de sus vidas.

Nuestra mejor hora

imagen_0_canal_nica[1]En la víspera de su encuentro con el Presidente de Estados Unidos de América,  el mandatario chino, Xi Jinping, dejó una estela de expectativas positivas en América Latina durante su viaje por el Caribe, América Central y México. Jinping afirmó que la región está viviendo una época de auge, y que es propicio que profundice sus relaciones económicas y comerciales con China. Unas semanas antes, por casualidad o coincidencia,  el Presidente Barak Obama también viajó a México y América Central para identificar programas y esfuerzos de inversión, en lo que llamó una zona de oportunidades.

En los últimos años, China ha impulsado de forma vertiginosa y agresiva, lo que el New York Times ha denominado “el capitalismo de estado”. Las compañías estatales chinas han adquirido importantes empresas occidentales, como Smithfield Foods, Club Med, Volvo y Putzmeister; han recibido generosas concesiones, como la del puerto griego de Pireo; han obtenido control de inversiones estratégicas en oleoductos y gaseoductos en Turkmenistan, Sudán, el Océano Indico y Siberia y han construido, entre otras,  grandes represas hidroeléctricas como Merowe en el Nilo y Coca Codo Sinclair en Ecuador. De acuerdo a Rhodium, una empresa de investigaciones, entre 2008 y 2012 las inversiones anuales de China en la Unión Europea y Estados Unidos de América se han decuplicado y septuplicado, respectivamente, y en cuestión de años China se ha vuelto el principal socio comercial de Brazil y Chile y ha financiado más de $50,000 millones en proyectos de infraestructura en Venezuela y Ecuador.

Esta situación constituye un reto para los Estados Unidos de América, quien considera que a medida que China adquiera poder monopólico en esa medida va a inundar  las economías con productos que estarían por debajo de los precios de mercado, lo cual podría arruinar las industrias de Occidente con las graves consecuencias de  lanzar al desempleo a miles de personas. Por eso no es sorprendente que el Presidente Obama, en su visita a México y Costa Rica, enfatizara –además de  temas prioritarios para la región como seguridad y lucha contra el narcotráfico-  la construcción de un gaseoducto que atraviese México y pase por el corazón del Istmo centroamericano, lo que constituiría un mercado en las Américas para las multimillonarias inversiones en gas natural que se han realizado  en los últimos años en ese país.

En esta vorágine de expansión china y contención americana, nuestros minúsculos países tienen mucho que ganar, o que perder, dependiendo de qué tan rápido actúan y de cuanto están dispuestos a ceder. Occidente tiene menos liquidez: un estudio de The Financial Times muestra, que entre 2009 y 2010, China financió $110,000 millones más que el Banco Mundial, lo que indica que nuestros países, carentes de recursos económicos y humanos, deberían aprovechar estos flujos financieros para desarrollar proyectos de inversión e infraestructura que aseguren un crecimiento sostenido en el mediano plazo.

Si consideramos que  China ha anunciado que en los próximos cinco años invertirá en América Latina la cantidad de $500,000 millones, el canal interoceánico, que en nuestro país algunos consideran utópico por su magnitud,  no es realmente un proyecto  tan “mega” para China. Decenas de estudios muestran que el proyecto de una canal entre el Caribe y el Pacífico es económicamente factible. El congestionamiento del Canal de Panamá y el tamaño de los modernos buques mercantes que no pueden atravesar ni las nuevas exclusas previstas para 2015, entre otras razones, hacen casi necesaria una ruta alternativa. Se han discutido varias, pero ¿Cuál será la seleccionada? La respuesta es sencilla. Será escogida la ruta en la que los inversionistas reciban las mayores y mejores concesiones. En Groenlandia se reformaron de forma insólita las leyes laborales con el objetivo de  permitir que se pagaran  salarios por debajo del mínimo legal, para así de esta manera atraer a los chinos, que son los únicos que pueden realizar las grandes inversiones necesarias para desarrollar esta región del Ártico. En Canadá, cuando la construcción de un oleoducto por la Columbia Británica fue rechazada por los Estados Unidos de América y por grupos ambientalistas, el gobierno conservador de Primer Ministro Harper, accedió a otorgar a los inversionistas chinos protecciones y concesiones nunca antes vistas, a quienes también les permitieron obtener el control de la gigante empresa canadiense Nexen.

En su famoso discurso que relata la caída de Francia en la Segunda Guerra Mundial, el gran político, orador y líder, Winston Churchill, animando a sus conciudadanos a mantenerse firmes ante el desalentador panorama para Gran Bretaña, dijo: “Preparémonos para nuestros deberes y no dudemos de que si el Imperio Británico dura unos mil años más, los hombres del futuro dirán: aquella fue su mejor hora.” Si el canal es una posibilidad real para Nicaragua, preparémonos para actuar de forma decidida y rápida, y para hacer las concesiones que sean necesarias para atraer a los que tienen los recursos, la demanda, la experiencia y la voluntad política para hacerlo, para que en cien años, no digamos mil, no sigamos siendo uno de los países más pobres y retrógrados de las Américas, de tal suerte que las generaciones futuras puedan afirmar, que esta fue nuestra mejor hora.

Si no puedes pasar la pelota, no puedes jugar

No hay duda que coexistimos en un país sumamente complejo. Hemos destacado por años, por ejemplo, que la cooperación extranjera, pública y privada, se venía reduciendo progresivamente y que eso tendría un impacto negativo; pero criticamos apasionadamente al gobierno por gestionar otras fuentes de cooperación, como la venezolana, que ha venido a reemplazar en alguna medida la ayuda tradicional, más ahora que países como Estados Unidos de América (EE.UU) y de la Unión Europea (UE) no están en condiciones de colaborar como antaño, pues están inmersos en resolver sus problemas de alto endeudamiento, bajo crecimiento y alto desempleo.
Otro ejemplo, es que hemos refutado con toda razón que no existe claridad sobre cuáles serán los motores para impulsar el crecimiento económico del país en el mediano plazo, especialmente a la luz del agotamiento de la demanda externa, propiciada por la lenta recuperación en EE.UU (nuestro principal socio comercial), la crisis financiera de la UE y la reciente caída en los precios de nuestros productos de exportación (café, maní, carne, azúcar, etc.). Sin embargo, reaccionamos negativamente cuando el gobierno empuja proyectos como la refinería o el canal interoceánico, que de darse, podrían impulsar la demanda interna por décadas, garantizando crecimiento sostenido. Pero no, los rechazamos tajantemente, sin ni siquiera reparar que sin crecimiento económico no hay empleos, sin empleo no hay reducción de la pobreza, ni soluciones a las carencias más esenciales de los nicaragüenses.
Para evitar suspicacias, debo aclarar que no es que estoy de acuerdo con todo lo que hace la actual administración del presidente Daniel Ortega. Es evidente que vivimos en una democracia joven e incipiente y sobre todo sui generis, con numerosas debilidades que se necesitan superar. Para que la economía crezca más y mejor, en un marco democrático, todos los gobiernos, incluyendo el actual, deben trabajar de forma ardua y constante para fortalecer las instituciones, mejorar la seguridad jurídica, aumentar la transparencia de los procesos electorales y buscar soluciones integrales al problema de la propiedad. Ciertamente, el camino está lleno de dificultades y obstáculos, de los que tenemos que estar vigilantes, pero delineando propuestas constructivas y propositivas.
Pero somos tan complicados o enredados, por no decir otra cosa, que cuando representantes del empresariado, como el COSEP o AMCHAM, entre otros, tratan de fabricar puentes de entendimiento entre el sector público y el privado, o procuran jugar el difícil papel de ayudar a mantener un balance para que Nicaragua avance, usamos la vía más fácil; la crítica destructiva y la descalificación, “dogmática e infalible”, que a lo único que llevan es a la inmovilidad y al retroceso. A un gran costo, esas personas trabajan en condiciones difíciles para mantener los conductos de comunicación abiertos entre el gobierno y la empresa privada, lo que ha permitido poco a poco, que la economía avance, al margen de las controversias y las complicaciones políticas que aquejan al país.
El prestigioso entrenador del legendario jugador de baloncesto Michael Jordan, de los Toros de Chicago, Dean Smith, le dijo al inicio de su carrera: “Mike, si no puedes pasar la pelota, no puedes jugar.” En este espíritu, es esencial reflexionar para no mantenernos con una actitud destructiva, sino que procedamos de forma proactiva y valerosa a buscar soluciones en conjunto, porque pensar que nuestro destino no está ligado, es como decirle a la persona que está en el otro extremo del mismo bote en que navegamos, que su lado se está hundiendo.