Discurso principal: Cena LAC Flavors

Luis Rivas

lac-flavor-2013-2013-06-12-62118[1]Discurso principal

Cena LAC Flavors

Muchas Gracias Javier por tu introducción y por el excelente trabajo de todo el equipo de Pro-Nicaragua, para que este importante encuentro empresarial de LAC Flavors, realizado en nuestra linda y colonial ciudad de Granada, en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo, fuese todo un éxito.

Primero que nada muy buenas noches y un cordial saludo al señor Ministro de Fomento, Industria y Comercio, señor Orlando Solórzano y al señor Fabrizio Opertti, Jefe de la Unidad de Comercio e Inversiones del BID.

Saludos también a los colegas empresarios, invitados especiales, inversionistas y amigos de la prensa, que nos acompañan.

Ha sido un verdadero placer para nosotros, como Banco de la Producción, Banpro, miembro del grupo financiero regional Promerica, haber sido los principales patrocinadores de este magno evento, en el que la profundización del  intercambio comercial entre nuestros países será el sello que garantice abundantes…

View original post 901 more words

Advertisements

Discurso principal: Cena LAC Flavors

lac-flavor-2013-2013-06-12-62118[1]Discurso principal

Cena LAC Flavors

Muchas Gracias Javier por tu introducción y por el excelente trabajo de todo el equipo de Pro-Nicaragua, para que este importante encuentro empresarial de LAC Flavors, realizado en nuestra linda y colonial ciudad de Granada, en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo, fuese todo un éxito.

Primero que nada muy buenas noches y un cordial saludo al señor Ministro de Fomento, Industria y Comercio, señor Orlando Solórzano y al señor Fabrizio Opertti, Jefe de la Unidad de Comercio e Inversiones del BID.

Saludos también a los colegas empresarios, invitados especiales, inversionistas y amigos de la prensa, que nos acompañan.

Ha sido un verdadero placer para nosotros, como Banco de la Producción, Banpro, miembro del grupo financiero regional Promerica, haber sido los principales patrocinadores de este magno evento, en el que la profundización del  intercambio comercial entre nuestros países será el sello que garantice abundantes y mejores relaciones de negocios, que deriven en desarrollo para nuestras economías y prosperidad para nuestras comunidades.

Es realmente agradable que una serie de corporaciones multinacionales estén participando de estas ruedas de negocios con compradores, vendedores y exportadores locales, regionales e internacionales de alimentos, buscando sinergias que conlleven a relaciones comerciales fructíferas y perdurables.

Como único grupo financiero con una huella de bancos comerciales en la región DR-CAFTA, y también con bancos comerciales en Panamá, Ecuador y Estados Unidos, les podemos compartir que vemos grandes oportunidades de inversión y desarrollo en la región. Están gestándose grandes proyectos de infraestructura, energía y agroindustria, que podrían dar continuidad, a través de un mayor desarrollo de las demandas internas, al crecimiento económico que la región ha tenido en los últimos años, impulsado hasta ahora por los buenos precios internacionales y una demanda externa favorable.

Nosotros como organización, observamos claras coyunturas para crecer y volvernos más productivos, mientras preservamos la flexibilidad que se necesita ante estos cambios en nuestros mercados, y les ofrecemos nuestro compromiso, de establecer relaciones firmes y duraderas con ustedes en todos los países donde operamos.

Comenzamos hace más de 20 años nuestras operaciones financieras, y hoy en día nuestros activos en la región se sitúan alrededor de los 6,000 millones de dólares, creciendo en promedio a razón de 15% anual, con cerca de un tercio de los mismos en forma de activos líquidos. El 65% de nuestra cartera de crédito es destinado a empresas, grandes, medianas y pequeñas; y el otro 35% es dirigido a personas, incluyendo créditos hipotecarios, para vehículos, de consumo y tarjetas de crédito.

Durante dos décadas, hemos sido testigos de la consolidación de los sistemas financieros de nuestros países, como la oleada de adquisiciones de bancos de capital local por parte de bancos internacionales a mediados de la década del 2000, varios de los cuales se retiraron posteriormente debido a la crisis financiera y económica que inició en el 2008, y que aún prevalece en algunas regiones del mundo como Europa; hasta las recientes ventas bancarias a instituciones financieras Iberoamericanas, especialmente colombianas. Durante todo este tiempo, nuestro grupo ha ido mejorando su competitividad e incrementado consistentemente sus cuotas de participación en cartera y depósitos en casi todos los países.

En Nicaragua, que según la Comisión Económica para América Latina, CEPAL, promete ser la economía de mayor crecimiento en América Central el próximo año, y que goza, del reconocimiento de ser el país más seguro de la región y de tener una fuerte alianza entre los sectores privado y público para impulsar la economía, las oportunidades de inversión, de comercio y de negocios son muy alentadoras.

Con buenas perspectivas en la inversión privada nacional y extranjera, y con mano de obra competitiva y con perspectivas salariales estables y lógicas, el sector exportador se ha venido consolidando, con rubros de gran dinamismo, como minerales, café, carne, maní, camarones, lácteos y pescado, que cuentan con una estructura productiva y comercializadora de clase mundial. Según datos oficiales, las exportaciones provenientes de cadenas agroindustriales representan cerca de tres cuartas partes de las exportaciones totales, eso sin tomar en cuenta las zonas francas.

Las posibilidades de agregarle valor a nuestros productos son incalculables y Banpro es el socio ideal para realizar estas actividades. Nos caracterizamos por brindar un fuerte apoyo en el financiamiento de las distintas cadenas productivas, como carne, maní, aceite, café y arroz,  entre otros, desde la importación de sus insumos, pasando por el capital de trabajo necesario para producir, hasta su procesamiento y comercialización.

Nuestras participaciones de mercado en los distintos sectores productivos con respecto al total del sistema financiero formal, reflejan claramente nuestro liderazgo: 29% del comercial, 36% del industrial y 43% del agrícola. Además, atendemos con equipos especializados, a las PYMES, que necesitan diversos productos para sus necesidades de capital de trabajo, como factoraje para los productos que venden a grandes empresas, y con créditos apropiados para sus actividades en los sectores comerciales, turismo e industria y para actividades tales como la exportación, construcción y servicios.

Tenemos productos regionales para empresas que operan varios países en la región a la vez, que sirven para facilitar y abaratar el movimiento de sus flujos y el manejo de sus tesorerías, como cuentas regionales y sistemas de manejo en línea de todas sus operaciones regionales de forma simultánea.

Con base en lo anterior, estamos en la mejor disposición de hacer las conexiones entre empresas nacionales y extranjeras para que puedan concretar sus negocios. Estamos listos para establecer ese factor de asociación entre el comprador y el vendedor.

Esperamos que esta inédita convención sea el gran inicio de provechosas relaciones comerciales que generen el desarrollo y crecimiento de un significativo sector empresarial, no sólo para nuestro país, sino para cada uno de ustedes.

El vigésimo Presidente de los Estados Unidos de América, James Abraham Garfield, en su breve mandato, una vez dijo: “El comercio une al mundo en una común hermandad de dependencia mutua y de intereses recíprocos.” No hay nadie más apropiado que todos ustedes, como buenos emprendedores e innovadores que son, para que en estas ruedas de negocios tan importantes para el país y la región, puedan lograr que este abanico de oportunidades que se despliega ante nuestros ojos, sirva para transformar los diversos intereses e imperativos de negocios, en beneficios y prosperidad para todos.

Muchas gracias.

Luis Rivas A.

Convento de San Francisco, Granada

25 de Julio de 2013

El futuro es hoy

Las remesas familiares han mostrado un gran dinamismo en la última década. Según el Banco Central de Nicaragua (BCN), en el año 2012 sobrepasaron los mil millones de dólares, aunque algunos expertos señalan que probablemente ese monto esté subestimado. Hay mucha información valiosa sobre la evolución, importancia y distribución geográfica de las remesas,  pero poco se sabe sobre las características socio-demográficas de los destinatarios o de sus prácticas y actitudes financieras.

En los años 2011 y 2012, el Banpro, en conjunto con la Organización Internacional de la Migración (OIM) y el apoyo técnico del Diálogo Interamericano (IAD, por sus siglas en inglés), llevaron a cabo un programa de educación financiera para los beneficiarios de remesas, que también sirvió para realizar una importante encuesta, con una muestra de cerca de 10 mil destinatarios de las ciudades de Managua, Masaya, Chinandega y Estelí.

Por los lugares de residencia de los remitentes, se sabe que el 65% de las remesas fluyen de Norte a Sur, la mayor parte de Estados Unidos de América; y el resto, 35%, de Sur a Sur, principalmente de Costa Rica. Las diferencias con los datos del BCN no son significativas, aun cuando la fuente de información sea diferente.

Por la encuesta también se sabe que 8 de cada 10 destinatarios de remesas son mujeres, y que el 80% del total de remesas son enviadas por familiares directos, aunque la importancia relativa de estos varía según el sexo de quien recibe. Es decir, cuando quien recibe la remesa es mujer, los envíos son hechos con mayor frecuencia por el esposo o hermano/a; mientras que si es hombre, las remesas son remitidas con mayor reiteración por el hermano/a  o el padre/madre.

La encuesta también ofrece datos interesantes sobre interrogantes frecuentes sobre las remesas, como el tema del retorno de los remitentes al país de origen o las probabilidades de desempleo de los mismos, en períodos determinados. Pero a mi juicio, los datos más relevantes son los que permiten ver elementos relacionados al mercado laboral.

Se encontró que 9 de cada 10 personas que reciben remesas, están en edades de trabajar, y el 43% de ellas expresaron no tener otro ingreso aparte de las remesas. Asumiendo que el número de transacciones es proporcional a la cantidad de receptores, se puede deducir que cerca de 930 mil nicaragüenses recibieron remesas en el año 2012. Y aunque las estimaciones del BCN son más conservadoras, -680 mil destinatarios activos aproximadamente- en ambos casos las implicaciones son sorprendentes: entre 277 mil y 380 mil nicaragüenses, que equivale a una suma que está entre 44% y 60% del empleo formal del país (el INSS terminó el 2012 con 625 mil afiliados), están en edad productiva, pero sin trabajo y subsistiendo exclusivamente de las remesas que reciben.

Estos números tienen grandes implicaciones y, por ende, constituyen grandes retos y oportunidades, tanto para las instituciones privadas que ofrecen el servicio de pago de remesas, como para el sector público, que tendrá que enfocarse en este tema, si es que quiere minimizar los potenciales impactos negativos de las remesas familiares en la mano de obra, principalmente la no calificada, y en la productividad.

Desde el sector privado, es necesario educar a los que reciben, para incorporarlos al sistema bancario y fomentar entre ellos una cultura de ahorro y de inversión. Habrá que mejorarles el servicio brindado, aumentándoles los puntos de atención donde reciban sus remesas y creando nuevos productos que les permitan transformarlas en transacciones rápidas y baratas.

Desde el sector público, es importante coordinar las campañas de educación financiera, para evitar esfuerzos aislados y duplicidades. Se deben crear sistemas de entrenamiento para que los destinatarios de remesas, en vez de estar ociosos, reciban adiestramiento y se puedan incorporar a actividades que les permitan reemplazar las remesas con otros ingresos, en caso de que éstas se vean interrumpidas o lleguen al final de su ciclo.

Finalmente, la mayor parte de los encuestados señala que la principal razón por la que no se incorporan al sistema bancario, es la dificultad y tardanza para abrir una cuenta bancaria. Por tanto, es necesario revisar las regulaciones, como se ha hecho en otros países, para que sin necesidad de ampliar los riesgos, se encuentre un marco adecuado que no someta a los receptores de remesas a los engorrosos requisitos de apertura de cuenta que se han venido imponiendo al resto de usuarios del sistema financiero, por motivos de prevención de lavado de dinero.

El conocido escritor, director y actor estadounidense, Woody Allen, dijo: “Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.” Yo digo que el futuro es hoy, porque el impacto de las remesas en nuestra economía es demasiado importante para empezar mañana, y porque, aunque no estemos seguros si vamos a estar aquí en el futuro, sí sabemos que es exactamente ahí donde nuestros hijos van a pasar el resto de sus vidas.